Qué tal si compartimos un cerebro juntos?